A propósito del Día de la Mujer y el #8M

Por el 6 marzo 2020

La titular del Juzgado n° 9 en lo Contencioso Aministrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, Andrea Danas, aporta algunas impresiones acerca de esta nueva jornada del día internacional de la mujer

Cuando se habla de los aspectos femeninos, se los identifica casi siempre con los maternos, ligados a la pasividad, la dulzura, la comprensión, la abnegación. Como si sólo la mujer fuera la portadora de esos atributos y como si sólo pudiera tener esos aspectos y no otros.

Todas las personas tenemos múltiples facetas que enriquecen nuestra vida cotidiana y que tanto en la esfera privada como en la pública, se despliegan en una singularidad de acciones que nos definen.

Ser mujer y ser jueza, no supone tener que integrar aspectos «masculinos», sino en todo caso potenciar aquellas singularidades que nos constituyen. Compartimos con el varón la condición humana, algo tan complejo como eso.

Los tiempos actuales requieren la integración de roles, de esfuerzos, de capacidades, de actitudes. Compartir con el otro el difícil mundo actual nos exige no excluir miradas ni condiciones, sino integrar lo humano para abordar en conjunto los desafíos de una sociedad globalizada y contradictoria, que requiere cuidado del planeta y de la humanidad. Para intentarlo resulta ineludible la igualdad de derechos y el trabajo conjunto desde cada persona singular.-