Juan Octavio Gauna: In Memoriam

Por el 12 febrero 2019

Juan Octavio Gauna toma juramento a Gabriela Seijas en el año 2000

El 8 de febrero de 2019, a los ochenta y un años, ha fallecido Juan Octavio Gauna. Su vida ha estado colmada de proyectos concluidos, sentencias, dictámenes y otros textos, incontables clases y conferencias. Una permanente presencia durante décadas en el mundo del derecho argentino, fundamental en la época de la recuperación de la democracia y, años después, en la consolidación de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires y la construcción de la justicia local.

Me resulta significativo relatar cómo y cuándo lo conocí. Mi primer encuentro con el Dr. Gauna fue en una entrevista en el marco de un concurso para cubrir un cargo en el fuero Contencioso Administrativo de la Ciudad. Me preguntó cómo desempeñaría mi función. Hablé de lo que pensaba de la labor de un funcionario judicial y de mi propia experiencia. Muy orgullosa le conté acerca de los jueces con quienes trabajaba.  Me escuchó de modo atento y cordial. Quedé seleccionada y fue quien me tomó juramento para asumir el cargo. Eso fue en octubre de 2000. Yo había tenido una nena pocos días antes. Cada vez que nos encontramos, desde entonces, me preguntó por mi hija, llamándola por su nombre.

Juan Octavio Gauna fue un hombre singular. Su amor por su familia, por el tango, por el derecho, por los amigos y por la docencia, la fuerza de sus convicciones, su caballerosidad, su generosidad y ese don maravilloso para hacer que todos nos sintiéramos especiales lo hacían una persona fuera de lo común.

Una vida plena que abarcó la función pública en destacados roles, la docencia y la producción escrita, todo con un estilo y una visión coherente y perseverante, con una fuerza vital asombrosa hasta sus últimos días.

Encaró seriamente la constitución de un poder judicial en el que jueces y funcionarios fueron seleccionados por concurso, fortaleciendo la independencia y profesionalización de la carrera. Así trabajó en la construcción de una justicia altamente especializada, con una composición plural, accesible e independiente.

Deja un gran recuerdo a quienes tuvimos la suerte de conocerlo, y una gran obra de formación y consolidación de las instituciones republicanas para todos sus conciudadanos.

Los progresos del pasado garantizarán los del futuro, afirmó Prosper Weil, un autor que solía citar. El Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires sabrá efectuar los ajustes necesarios para continuar ese camino de excelencia, independencia y autonomía que el querido Juan Octavio Gauna inició con su espíritu luchador y estratega.-

 

Gabriela Seijas, 11 de febrero de 2019