Justicia Restaurativa: Lara expuso en un encuentro junto a colegas del fuero Penal federal y bonaerense

Por el 4 marzo 2020

El encuentro fue organizado por la Secretaría de Asuntos Institucionales del Consejo de la Magistratura local y la Red Mujeres para la Justicia

La titular del Juzgado en lo Penal Contravencional y de Faltas n.° 21 de la Ciudad de Buenos Aires, Cristina Lara, participó como expositora del ciclo de encuentros «Diálogos por la igualdad», en el marco del panel «Género, justicia restaurativa y terapéutica». Allí la acompañaron, la titular del Juzgado nacional de Ejecución Penal n.º 5 de la Ciudad de Buenos Aires, Jimena Monsalve; la titular del Juzgado de Ejecución Penal n.º 1 del Departamento judicial bonaerense de San Martín, María del Carmen Rodríguez Melluso; y el Defensor Oficial del mismo Departamento judicial, Andrés López Batalla, que se desarrolló este miércoles desde las 9 y se prolongó hasta el mediodía, en Moreno 477.

Durante su exposición, la magistrada porteña explicó las bases fundamentales en torno al concepto de justicia restaurativa. Al respecto, indicó que «es una manera y un esquema de pensamiento para abordar el delito». Acerca del delito, subrayó que «es la violación de una norma, el castigo y en la justicia restaurativa le sumamos el enfoque en el daño«. Aquí hizo un alto, y reiteró que «se enfoca en el daño en la víctima. Esto es, le devuelve el protagonismo a la víctima, que hace años que viene expropiada, esta silenciada, sin perjuicio de que existen muchos avances en cuanto a la legislación. Se ha dictado la Ley Nacional de Protección Integral a la Víctima y demás, donde -parece mentira- se le otorga el derecho a ser escuchada, a ser informada. Si bien tenemos estos avances legislativos, falta mucho por andar».

Ahondó en este concepto, y destacó que «también toman en cuenta como víctima a la familia, vecinos, y la comunidad». A propósito de la comunidad, señaló que «está formada por una red de relaciones interpersonales, y un daño a esa red afecta como una onda al resto de la comunidad. Entonces ese daño debe ser reparado, tomando en cuenta a la víctima y al ofensor, también; a quien tenemos que reconectar a esa red». Y remarcó que «la gran herramienta de la justicia restaurativa es el diálogo con todos los interesados en que se resuelva ese conflicto».

A la hora de profundizar acerca de los pilares del programa, detalló que consiste en el encuentro entre el ofensor y la víctima. Aclaró que «no debe ser necesariamente la víctima de un caso concreto, sino que puede ser reemplazada por un representante de la comunidad». Profundizó en la idea de que debe ser voluntario, de lo indispensable de su consentimiento. «Ese consentimiento no lo dan fácilmente, debe trabajarse», recomendó. Y explicó que hay un requisito imprescindible: «el ofensor debe reconocer su responsabilidad».

Por último, Lara advirtió que estas prácticas o programas restaurativos se pueden llevar adelante «antes de la sentencia, luego de la sentencia y antes de la ejecución; y también, se pueden realizar durante la ejecución, cuando se concede la libertad condicional».

Coordinó la mesa, la titular de la secretaría de Asuntos Institucionales del organismo, Ana Casal; y junto a ella, participó la Asesora General Tutelar Adjunta de Menores de la justicia porteña y vicepresidenta primera de la Red Mujeres por la Justicia, Ángeles Baliero.

El encuentro contó con la destacada presencia de la abogada e histórica dirigente del feminismo local, Nelly Minyersky, quien -lapicera en mano- tomó apuntes en varios pasajes de las exposiciones.-