«La Justicia y la Escuela» sumó 25 simulacros de juicio con alumnos

Por el 1 julio 2016
El pasado 30 de junio se realizó el simulacro de audiencia de juicio número 25  del programa “La Justicia y la Escuela” que lleva adelante el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires. En esta oportunidad, el juez Pablo Casas, titular del juzgado N°10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, fue el encargado de coordinar el juicio representado por alumnos del Normal N° 5, junto con el fiscal  Gonzalo Viña. En el simulacro de un juicio por jurado se juzgó un caso real de grooming, concluyendo con un veredicto absolutorio.

 

Juez Pablo Casas y alumnos . Foto iJudicial

Juez Pablo Casas y alumnos. Foto iJudicial

El programa «La Justicia y la Escuela» que lleva adelante el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de acercar a los adolescentes el funcionamiento de la justicia por medio del juego de roles, cumplió sus primeros 25 simulacros. El pasado 30 de junio se llevó a cabo en la sede del Poder Judicial ubicado en Tacuarí 124, un simulacro de audiencia de juicio oral por jurados, interpretado por alumnos de 4to año de la Escuela Normal Superior Nº 5 “Gral. Martín de Güemes», y coordinado por el juez Pablo Casas, titular del juzgado N° 10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, junto con el fiscal del mismo fuero Gonzalo Viña.

En los minutos previos a iniciar el simulacro de juicio de un caso real por grooming (acoso por medio de tecnologías de la comunicación con intensiones sexuales), el juez Casas tras dar la bienvenida a los jóvenes, destacó la importancia de este tipo de actividades para acercarse y conocer cómo funciona la justicia, el proceso penal y los juicios orales y públicos. “Cuando se dice que se deben resguardar las garantías de los imputados, lo que estamos haciendo es cuidar las garantías de todos nosotros. Lo que hay que cuidar es que la persona que este imputada de un delito goce de todas las garantías y pueda ejercer su defensa de manera amplia”, resaltó el juez.

En el caso simulado, los alumnos interpretaron una causa investigada por la justicia porteña en la cual se imputó a un hombre que, utilizando una identidad falsa, por medio de chats y bajo amenazas, le solicitaba fotos personales en situaciones comprometidas a una menor de edad. La imputación expuesta por la fiscalía correspondía al delito previsto en el artículo 131 del Código Penal que prevé «prisión de seis meses a cuatro años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

Durante el desarrollo del juicio, tanto el juez Pablo Casas como el fiscal Gonzalo Viña, interactuaron con los adolescentes guiándolos en el proceso de la audiencia penal, instruyendolos sobre las acciones a seguir por parte de la fiscalía, la defensa, el juez, el imputado, los testigos y los jurados. Junto a la función coordinadora y guía, el juez Casas tuvo un rol activo en la audiencia al asumir el papel de uno de los testigos de la causa, siendo interrogado por los alumnos que interpretaron a la fiscalía y la defensa.

Concluida la presentación de la prueba, testimonios y alegatos de la fiscalía y la defensa, los alumnos integrantes del jurado debatieron si el imputado debía ser declarado culpable o no culpable por el delito de grooming. «No culpable» fue el veredicto del jurado, por lo que el juez dictó la absolución del imputado. Ante la consulta por parte del fiscal Viña sobre las razones de ese veredicto, los alumnos del Normal N° 5 que integraron el jurado señalaron que consideraron que la fiscalía no tenía pruebas suficientes para demostrar la culpabilidad, y que los argumentos de la defensa expuestos en el alegato final eran más contundentes.