Presentaron el Centro de Estudios sobre Transparencia y Lucha contra la Corrupción en la UBA

Por el 15 mayo 2019

En la Facultad de Derecho, junto a importantes personalidades, Balbín expuso sobre los objetivos y las actividades del nuevo espacio académico que dirigirá 

El martes 14 de mayo desde las 18, frente a un numeroso público que colmó el Salón Azul de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el presidente de la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Carlos Balbín, disertó en el marco del lanzamiento del Centro de Estudios sobre Transparencia y Lucha contra la Corrupción. Junto a él, participaron como expositores el vicedecano de la Facultad, Marcelo Gebhardt; la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio; el integrante del Consejo Asesor del Centro de Estudios y exministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra; y el cofundador de la Editorial Perfil y CEO de Perfil NetworkJorge Fontevecchia.

En primer lugar, el camarista señaló que «la corrupción está vinculada con otros problemas propios de nuestra sociedad; como la inflación y la desigualdad»; y que «el punto más crítico de la corrupción, no es solo incumplir la ley; es mucho más profundo, es crear desigualdad». «Me pregunto también si es posible escindir corrupción de desigualdad, si en una sociedad con desigualdad estructural es posible revertir los niveles de corrupción», reflexionó.

De izquierda a derecha: Gil Lavedra, Ferreira Rubio, Gebhardt, Balbín y Fontevecchia

A continuación, aseguró que «el Estado no es neutro, el Estado crea igualdad o desigualdad, transparencia u opacidad. Es verdad que tenemos un estado burocrático y que es necesario desburocratizarlo para que sea más eficiente. Pero no se trata solo de desburocratizar el Estado, sino de crear un Estado sin privilegios, un Estado igualitario y que a su vez cree igualdad. En definitiva, hay que crear institucionalidad. Tenemos que crear reglas, crear órganos, crear prácticas y crear cultura básicamente».

Luego, se refirió en particular al nuevo ámbito académico que presidirá y dijo que su objetivo «es ayudar y colaborar a construir desde nuestra propia perspectiva. Por eso partimos incluso, desde una autocritica. Esa autocrítica, es que la Universidad pública debe comprometerse con los problemas sociales».

El titular del flamante organismo reseñó la tarea que viene por delante y habló acerca de los tres cursos de formación que se lanzaron desde allí: el primero, sobre «Integridad»; otro, de «Ética publica»; y un último, «Términos de periodistas y abogados sobre cuestiones de corrupción». Además, indicó que se propusieron realizar seminarios y talleres con el objetivo de «discutir puntos centrales en materia de transparencia, y proponer documentos breves y concretos que ayuden a crear modelos más razonables y justos». Los seminarios serán sobre «La ley de ética pública», «Recupero de bienes», «Contrataciones públicas», «Ética en el ejercicio profesional», y «Plataformas de los partidos políticos».

Entre la gran cantidad de público que colmó el salón, se encontraba el presidente del Consejo de la Magistratura porteño, Alberto Maques; las camaristas del fuero Contencioso Administrativo y Tributario, Gabriela Seijas y Fabiana Schafrik; la jueza del mismo fuero, Alejandra Petrella; y sus pares, Aurelio Ammirato, Martín Converset, Lisandro Fastman, Andrés Gallardo, Marcelo López Alfonsín, y Pablo Mántaras.-