Finalizó el Seminario Internacional sobre Mediación

Por el 4 octubre 2019

El juez Pablo Casas protagonizó el cierre del encuentro, junto al vocal del Tribunal Superior de Justicia, Luis Lozano, y la consejera porteña, Silvia Bianco

El titular del Juzgado n.° 10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, Pablo Casas cerró el seminario que se desarrolló desde la mañana, el miércoles 2 de octubre en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

El magistrado aseguró que «sin una herramienta como la mediación, era muy difícil canalizar las expectativas de las víctimas, porque la única solución que se les podía dar era la aplicación de una pena». Desde su propia experiencia, indicó que «la mediación aparece como el camino más interesante para transitar, de modo tal de devolverle el conflicto a las partes y sobre todo escuchar los deseos de las víctimas».

Confesó que desde el Derecho, hay quienes se arrogan muchas veces la tutela o creen ser exégetas de los intereses de las víctimas. Al respecto, dijo que «es un gran error que hemos cometido de arrogancia, pensar que somos iluminados por haber pasado por aulas y haber recibido un título profesional. Los que conocen cuáles son los deseos, qué es lo que necesitan recomponer y de la manera que pretenden recomponer la situación, son los propios involucrados; y en este caso, particularmente las víctimas».

El titular del juzgado advirtió que «la amenaza de una aplicación de prisión en el Derecho Penal aporta la predisposición obviamente del imputado, que seguramente asesorado por su defensa va a intentar resolver el conflicto de una manera distinta a la de enfrentar un juicio». Y dijo que a raíz de ello, creía que «esto nos da una oportunidad para escuchar a la víctima, y con ello, realmente conocer qué es lo que está necesitando».

Desde su propia experiencia, narró que interviene en muchos casos en los cuales no hay una necesidad de venganza, ni el deseo de la víctima es la aplicación de pena. «Las víctimas -generalmente- no vienen buscando una simple aplicación del Derecho Penal a través de una sanción como una aplicación de pena. Lo empírico demuestra que primero necesitan ser escuchadas, contenidas; y después, se abre un abanico de necesidades», amplió. «A veces, es un pedido de disculpas, a veces que se pongan de acuerdo para que cese algún tipo de conducta», completó.

En el cierre de su exposición, Casas señaló que «la mediación da lugar efectivo a la búsqueda de canalización del conflicto con disminución de violencia».-