La camarista Gabriela Seijas participó del debate por el proyecto de ley de aborto

Por el 3 agosto 2018

En el marco del tratamiento parlamentario del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, la camarista Gabriela Seijas participó como expositora de la mesa debate organizada por la Unidad del consejero y juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, Darío Reynoso

 

 

El jueves 2 se realizó una mesa de debate sobre el proyecto de ley de aborto en el aula del Centro de Formación Judicial, sito en Bolivar 177 2° piso. La inauguración de la actividad, a partir de las 15:30, estuvo a cargo del consejero y juez, Darío Reynoso, quien dio la bienvenida y agradeció la presencia del público que llenó el salón y el compromiso de los panelistas que se sumaron al desafío del debate.

La vocal de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Seijas expuso su visión sobre el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Estuvo acompañada en las exposiciones, por las posiciones de las abogadas Úrsula Basset y Graciana Peñafort; y el abogado constitucionalista, Néstor Sagüés.

La magistrada señaló que la experiencia demuestra que, ante una mujer resuelta a interrumpir un embarazo, “la penalización sólo la condena a la ilegalidad, la soledad y la falta de asistencia profesional”. Indicó además que “el problema parece ser, no que las mujeres aborten, la lucha no es para que las mujeres no aborten, la lucha parece ser para que la mujer no aborte de manera legal ni segura. La oposición fuerte al aborto en los últimos días, tiene que ver con la posibilidad de legalizarlo. El aborto es un problema en la Argentina desde hace muchísimos años. No seamos hipócritas”.

La jueza manifestó que la interrupción del embarazo es una práctica que significa diferentes cosas para diferentes personas: “El aborto no necesariamente genera un trauma para quien se lo practica. Muchas personas pueden haberlo vivido como algo liberador. Para muchos seres humanos es más traumático ser obligado a seguir con un embarazo no deseado que abortar”.

Hay menos abortos en los países que es legal. La clandestinidad dificulta el conocimiento y la magnitud de las circunstancias de los abortos realizados y no permite implementar políticas públicas adecuadas”, agregó desde la experiencia internacional.

Seijas advirtió que “las horribles imágenes que se suelen usar de embriones desmembrados, no nos pueden tapar el dolor o la humillación de la clandestinidad. La imagen del feto no nos puede hacer olvidar la imagen de esa mujer, de ese dolor y de esa tragedia. Hay dos imágenes que ver”.

“La decisión anticipada de cual es una causa válida y cual no lo es, no es una decisión que pueda tomar el legislador de antemano, yo creo que esa es una decisión que tiene que tomar cada persona que decide interrumpir su embarazo, que finalmente es la persona que se hace responsable de las consecuencias de la maternidad o de la no maternidad”, dijo. Hay que respetar y confiar en las decisiones que toma una mujer”, sentenció en el cierre de su exposición la camarista porteña.-