Justicia Abierta: Cierre del año de gestión en Derecho

Por el 12 diciembre 2018

Con una jornada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el equipo de Justicia Abierta cerró un año más de trabajo. Fueron protagonistas del encuentro, el juez penal Pablo Casas y su par, María Lorena Tula del Moral

El titular del juzgado n.° 10 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, Pablo Casas, en el marco de la mesa “¿Qué significa rendir cuentas en el ámbito de la Justicia?”, relató la experiencia de publicar los fallos en la red social Twitter, y subrayó que «esas resoluciones hace dos años y medio han pasado por las manos de -al menos- 1.403.866 personas; lo cual nos deja muy claro el alcance de esta transparencia activa a la cual decidimos ingresar».

Destacó que «empezamos a hablar de datos abiertos a partir del advenimiento de lo digital, tienen que ser usables y reusables, tienen que estar disponibles en cualquier momento para que cualquier persona sin estar atado a una licencia propietaria pueda acceder a ellos, es decir que sean abiertos por defecto».

Y subrayó que se debe buscar que haya «apertura con privacidad». Allí dijo el magistrado que «primero es necesario trabajar con la seguridad desde el diseño, la seguridad del dato, concebirlo desde el momento uno que se vaya a pensar cualquier tipo de política y se vaya a desarrollar cualquier tipo de implementación y/o herramienta tecnológica».

«Entendemos que la justicia abierta con la protección de los datos, en definitiva es la correcta rendición de cuentas y es hacia donde nosotros estamos dirigiendo las acciones para el año 2019», concluyó Casas.

Por su parte, la titular del juzgado n.° 13 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, María Lorena Tula del Moral protagonizó el debate en la mesa: «Buenas prácticas en materia de transparencia en el Poder Judicial».

Allí destacó acerca de la visibilización de los datos que el primer objetivo fue el de «empezar a cambiar ese lenguaje que utilizamos en un lenguaje más simple, más llano, más coloquial, ya que tenemos la suerte de estar en un sistema acusatorio. Una de las ventajas que tenemos nosotros es la oralidad, eso nos da la posibilidad que la persona que viene a nuestras audiencias pueda tener un contacto directo con el juez, pueda preguntar si hay algo que no entendió. La inmediación nos da la posibilidad de asegurarnos que esa persona se vaya con una respuesta judicial efectiva».

«Empezamos a trabajar el cambio de la oralidad como del lenguaje escrito, porque seguimos teniendo resoluciones por escrito, este cambio no solamente de las palabras viejas sino en la redacción en la sintaxis, porque también es una manera de facilitar al lector la comprensión del texto judicial«, añadió la magistrada.

«Hay un desconocimiento por parte de la ciudadanía de la materia o las funciones de la justicia en general», señaló autocrítica y resaltó «que a través de herramientas creativas, didácticas podemos llegar a acercarnos al ciudadano a través de videos explicativos, para justamente acercar esa distancia que hay entre la comunidad y justicia», concluyó Tula del Moral.

Participaron además, el vocal del Tribunal Superior de Justicia porteño, Luis Lozano; la titular del Consejo de la Magistratura porteño, Marcela Basterra; su vicepresidente, Alejandro Fernández; y el exconsejero Carlos Mas Velez, entre otros.-