Un caso de grooming, personificado y juzgado por alumnos

Por el 19 mayo 2016
Con la coordinación de la jueza en lo Penal, Contravenciones  y de Faltas, María Laura Martínez Vega, se realizó el pasado el pasado 17 de mayo un simulacro de audiencia de Juicio por Jurado con la participación de alumnos de quinto año encarnando los roles de juez, imputado, equipo de defensa, fiscalía, testigos y miembros del jurado. El jurado de alumnos consideró que el imputado no era culpable por falta de pruebas. «En un jurado doce personas determinan si el imputado es culpable o inocente. Lo que operó en este caso fue la duda razonable. Ese es un principio constitucional que tenemos que tener arraigado, sobre todo en un momento donde hay un clamor popular por la cárcel», explicó la jueza. 

 

En el marco del programa “La Justicia y la Escuela” que lleva adelante el Consejo de la Magistratura de la Ciudad se desarrolló, el pasado 17 de mayo, un simulacro de audiencia judicial bajo la modalidad del sistema “Juicio por Jurado”. La representación llevada a cabo en la sede de los tribunales porteños ubicados en Beruti 3345, contó con la participación de alumnos de quinto año del Colegio San Agustín, quienes interpretaron los diferentes roles que participan en un juicio por jurado y la coordinación de la jueza María Laura Martínez Vega, titular del juzgado N°9 en lo Penal, Contravencional y de Faltas.

En el evento organizado por la coordinadora del programa “La justicia y la Escuela”, Alicia Caruso, con la colaboración de Luciana Piñeyro , titular de la Unidad de Implementación de Juicios por Jurados, se expuso un caso real que tramitó en el Fuero Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, donde un hombre fue imputado por el delito de grooming consistente en seducir o acosar con fines sexuales a menores a través de las redes sociales.

La audiencia se extendió casi tres horas y el alumnado interpretó a todos los actores intervinientes en un juicio por jurado, oral y público. Tres alumnas representaron el rol de juezas, componiendo un tribunal colegiado que marcaba las pautas del proceso, a medida que se iba desarrollando el juicio. La fiscalía fue personificada por cuatro jóvenes, los cuales relataron los hechos, efectuaron la acusación, e indagaron al imputado. Por otra parte la defensa estuvo a cargo de otros cuatro alumnos. En el simulacro también participaron cuatro alumnos que encarnaron el rol de testigos y, 12 estudiantes integraron el jurado.

Tras los alegatos finales, el jurado dio su veredicto. “Nosotros, el jurado, encontramos al imputado inocente por falta de pruebas por decisión mayoritaria”, anunció el presidente del jurado.

Concluida la audiencia y conocido el veredicto, la jueza Martínez Vega interactuó con los alumnos, profundizando algunos conceptos del sistema. “Lo que operó en este caso fue la duda razonable. Ante la duda de que esta persona sea culpable, aunque me parezca terrible el hecho, tengo que dejarlo libre. Ese es un principio constitucional que tenemos que tener arraigado, sobre todo en un momento donde hay un clamor popular por la cárcel”, resaltó la magistrada ante los alumnos.

La jueza destacó también que el jurado representa a la sociedad, y que no puede saber del caso previamente para que no haya prejuzgamiento. Además subrayó que tanto la defensa como la fiscalía deben ser claros al exponer sus argumentos, ya que el jurado es el pueblo y debe comprender claramente el delito que se juzga, el hecho, y las pruebas. El evento concluyó con las felicitaciones por parte de la magistrada a los alumnos por su gran responsabilidad y compromiso en la interpretación de los roles que intervienen en una audiencia de juicio por jurados.