Tres jueces en el rol de promotores de la justicia porteña

Por el 29 abril 2016
Con el objetivo principal de “hacer conocer y promover los derechos de la ciudadanía”, en el stand del Consejo de la Magistratura de la CABA se desarrollará durante la 42° edición de la Feria del Libro un Ciclo de Conversatorios en los que el público interactúa con destacados profesionales del ámbito de la justicia local. Bajo esta propuesta, el pasado 22 de abril los jueces Cristina Lara, María Araceli Martínez, y Martín Converset dieron el puntapié inicial detallando el trabajo que realizan en sus juzgados, y respondiendo consultas efectuadas por quienes asistieron a la presentación.
Los jueces Converset, Lara y Martínez, durante el Ciclo de Conversatorios el pasado 22 de abril en la Feria del Libro

Los jueces Converset, Lara y Martínez, durante el Ciclo de Conversatorios el pasado 22 de abril en la Feria del Libro

 

El pasado 22 de abril las titulares de los juzgados en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°21 y N°29, Cristina Lara y María Araceli Martínez, junto al titular del juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario N°5, Martín Miguel Converset, dieron inicio al «Ciclo de Conversatorios sobre la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires» en el stand institucional del Consejo de la Magistratura de la Ciudad en la 42° Feria del Libro en La Rural de Palermo. Organizado por la Secretaría de Asuntos Institucionales, el ciclo tiene como objetivo acercar la justicia de la Ciudad a la comunidad a fin de que conozcan más acerca de su funcionamiento.

En el primer encuentro del ciclo, la jueza Martínez tuvo a cargo la apertura resaltando que los jueces de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran “formando parte de una etapa fundacional”, debido a que luego de la reforma constitucional del año 1994 se facultó para que existan los dos fueros que hoy en día trabajan en la jurisdicción. La magistrada destacó que en el fuero PCyF de la Ciudad existe el sistema acusatorio (la acusación e investigación queda en manos de la fiscalía, y el juez juzga y controla el proceso), explicó el rol de las partes del proceso compuesto por la fiscalía, la defensa y el tribunal (en algunos casos también toma parte la asesoría tutelar), diferenció el concepto entre faltas, contravenciones y delitos, y afirmó que el fuero del cual forma parte “es un fuero donde se ejerce la prevención, porque tenemos contactos con delitos que no son tan graves y el delincuente se puede resocializar«. «Si hay alguna solución alternativa de conflicto ya no entra en el ámbito penal, sino que se resuelve antes de eso y la persona puede realizar una nueva vida”, dijo

Martínez puso en valor el funcionamiento de la justicia porteña enfatizando que la misma “funciona con rapidez, porque el código exige plazos cortos, y que los juicios sean orales y públicos”, y reforzó que de esta manera la ciudadanía puede concurrir al juicio, y presenciarlo “eso hace que puedan ejercer un control sobre la justicia”. A su vez, la magistrada resaltó que el modelo acusatorio que funciona en este sistema judicial “es uno de los más modernos en los sistemas procesales”.

A su turno, la titular del juzgado N°21, Cristina Lara, ahondó en los procedimientos que deben y pueden ser llevados a cabo en el caso que un ciudadano se encuentre envuelto en una acción judicial que tramite en el fuero PCyF. Iniciando la descripción de lo que sería la manera normal de resolución de conflicto mediante la tramitación de un juicio,  seguido por la decisión del juez mediante una absolución o una condena, la magistrada destacó la posibilidad de solucionar los mismos de una manera alternativa para que ambas partes se vayan conformes por haber logrado un acuerdo entre ellos. Dentro de este detalle, Lara resaltó la suspensión del juicio a prueba o probation, la mediación entre partes y la conciliación. “Estas resoluciones son muy positivas. Si yo tengo que resolver, alguna de las partes se va a ir enojada, el imputado o el demandante, entonces para mí la resolución alternativa como una conciliación o una mediación es una resolución que siempre la propugno, porque las dos partes se van contentas y llegaron a la solución entre ambos”, destacó.

Por su parte, el titular del juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario N°5, Martín Miguel Converset, comenzó su exposición con algunas pautas concretas respecto a la justicia general desde la modificación de la Constitución de 1994 que estableció la autonomía de la Ciudad y la facultad de jurisdicción. El magistrado destacó que para que un ciudadano acceda a un tribunal porteño hay dos vías posibles “cuando reclama o cuando le reclaman” y, en este contexto, desglosó las diferentes vías que le otorga el Estado a la ciudadanía que se encuentra alcanzada por una acción judicial. Entre los conceptos presentados, el juez detalló el rol de la acción de amparo al momento en que un ciudadano precisa una solución inmediata sobre un problema que requiere celeridad.

En relación al fuero al que pertenece, Converset destacó que se resuelven casos “en las que un particular le reclama al Estado o reclama como parte en el expediente”, y que a diferencia del PCyF, en el fuero contencioso son las partes las que impulsan el proceso. “El fuero PCyF actúa de oficio, en el ámbito CAyT lo que debe hacese sí o sí, es impulsar el proceso desde una de las partes”, remarcó. Finalizando su exposición, el magistrado destacó la labor de la Facultad de Derecho de la UBA y el Colegio Público de Abogados, quienes facilitan asesoramiento jurídico, y puso en valor el trabajo de la defensa oficial a cargo del Ministerio Público de la Defensa señalando que “no hay limitación económica para acceder a la justicia” ya que todos tienen el derecho de acceder a la legítima defensa.

“La idea que quiero transmitirles es que todos pueden acceder a la justicia, el Estado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Estado nacional y de las provincias, garantizan el acceso a la justicia para todos e incluso hay tratados internacionales que garantizan que esto sea de esta manera”, concluyó el juez.

Los tres magistrados enfatizaron en que una de las formas más positivas en las que puede actuar la justicia local es en lograr que todas las partes del proceso se vayan conformes por haber arribado en conjunto a una solución.

Luego de las disertaciones, los jueces respondieron consultas de todo tipo formuladas por el público presente en el stand del Consejo de la Magistratura de la Ciudad en el Pabellón Ocre, e incluso asesoraron a quienes realizaron consultas particulares centradas en problemáticas de vecindad.