Simulacro de juicio oral y público llevado a cabo por alumnos

Por el 5 abril 2016
El pasado 1 de abril se realizó un simulacro de juicio oral interpretado por alumnos de quinto año del colegio Corazón de Jesús. El mismo contó con la coordinación de la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas María Laura Martínez Vega. Durante la experiencia los estudiantes caracterizaron los roles de juez, equipo fiscal, defensa e imputado. Se juzgó un caso por tenencia y portación de armas de fuego de uso civil, encontrando el tribunal al acusado culpable. “En la Ciudad hay muchos juzgados penales con procedimientos diferentes, en el único lugar que se hace este tipo de procedimiento oral y público es en el fuero PCyF de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El alumnado simuló un verdadero juicio, estuvo muy bien realizado”, destacó la magistrada.

 

En el marco del programa “La justicia y la Escuela” que lleva adelante el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires se desarrolló, el  pasado 1 de abril, un simulacro de audiencia judicial bajo la modalidad “juicio oral”. La experiencia llevada a cabo en la sede de los tribunales porteños ubicada en Tacuarí 124, contó con la participación de alumnos de quinto año de Colegio Corazón de Jesús, quienes representaron los distintos roles que intervienen en un juicio oral -juez, equipo fiscal, defensa, imputado y testigos-. La coordinación estuvo a cargo de la jueza María Laura Martínez Vega, titular del juzgado n° 9 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires.

En el evento se expuso un caso penal real del fuero Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, en el que un hombre fue acusado por el delito previsto en el artículo 189 bis del Código Penal, que sanciona la tenencia y portación de armas de uso civil sin autorización. Según se describió en la audiencia, el acusado portaba un arma cuando caminaba por su barrio, preocupando así a todos los vecinos.

Durante casi una hora y media los alumnos dramatizaron un juicio oral y público. Dos jóvenes constituyeron el tribunal interprentando a jueces. La fiscalía estuvo representada por dos adolescentes, quienes relataron los hechos, indagaron al acusado, y alegaron que estaba probada la culpabilidad por lo que solicitaron su condena.  Por otra parte, los abogados defensores del acusado solicitaron la absolución por falta de pruebas. El resto del alumnado, interpretó a testigos y tomó el rol de público presente. En el ejercicio, la magistrada fomentó la participación y compenetración en los roles, instando a que se realicen careos.

Tras los alegatos finales, el tribunal dio su veredicto: “Nosotros, los jueces, encontramos al acusado culpable del delito de portación y tenencia de armas”. Seguidamente, se comunicó que la pena a imponer sería brindada en una audiencia especial con participación de las partes. De acuerdo a lo establecido en el Código Penal, la simple tenencia de armas de fuego de uso civil, sin la debida autorización legal, es reprimida con prisión de 6 meses a 2 años y multa de  1.000 a 10.000 pesos; la portación de armas de fuego de uso civil prevé condenas de prisión de uno a cuatro años.

Terminado el simulacro, la jueza Martínez Vega interactuó con los alumnos, profundizó algunos conceptos sobre el sistema acusatorio que rige en el fuero PCyF de la Ciudad, e invitó a los estudiantes a contactarse con la coordinadora de programa “La Justicia y la Escuela», Alicia Caruso, para participar de un verdadero juicio oral y público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«Hasta que los jueces que no llegamos a la audiencia de juicio no conocemos el caso, no sabemos lo que pasa. Puede suceder que un testigo se siente a declarar ante el tribunal y diga lo contrario a lo que habían dicho durante la etapa de investigación. Por eso lo único que tiene valor es lo que se dice en la audiencia«, subrayó la jueza destacando «la oralidad, la inmediatez y la importancia de que haya público” en este tipo de juicios.

La magistrada también explicó a los alumnos que si bien en territorio porteño «hay muchos juzgados penales», no todos tienen el mismo tipo de sistema, por lo que existen «procedimientos diferentes». «En el único lugar que se hace este tipo de procedimiento oral y público es en el fuero PCyF de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires«, resaltó Martínez Vega, señalando una de las características diferenciales de la organización del fuero PCyF local. El alumnado simuló un verdadero juicio, estuvo muy bien realizado”, destacó la magistrada.

Finalizada la experiencia, la magistrada felicito a los colegiales por su excelente participación y gran responsabilidad, afirmando que «el alumnado simuló un verdadero juicio, y estuvo muy bien realizado«.

El objetivo de esta experiencia es dar a conocer el Poder Judicial a los alumnos de las escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por medio de una actividad lúdica, entendiendo que una práctica vivencial garantiza un mejor aprendizaje para los mismos. El conflicto planteado es un caso real, próximo a ser sometido a juicio en el ámbito de la justicia Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad.

 

 

070 049014053095106103