Liberatori: “Las jornadas electorales son una fiesta”

Por el 23 abril 2015
La jueza Elena Liberatori, a cargo de la  Secretaría Ad Hoc para el trámite de los expedientes colectivos en materia de derechos económicos sociales y culturales, encabezó el acto de entrega de las credenciales que acreditan a vecinos del Barrio Fátima como miembros de la Junta Vecinal, tras ser electos en diciembre de 2014 en los comicios organizados por dicha dependencia judicial. La ceremonia, que contó con la participación del presidente del Consejo de la Magistratura, Juan Manuel Olmos, la consejera jueza Alejandra Petrella, y el procurador General porteño, Julio Conte Grand, sirvió de marco para la inauguración de la nueva sede de la secretaría de barrios vulnerados.

 

Este miércoles 22 de abril se realizó la ceremonia de entrega de credenciales a los miembros de la Junta Vecinal del Barrio Fátima de Villa Soldati, electos en diciembre de 2014 en el marco de los comicios organizados por la Secretaría Ad Hoc de Barrios Vulnerados. Con la participación del presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Manuel Olmos, la consejera por el estamento de los jueces, Alejandra Petrella, y el procurador General de la Ciudad, Julio Conte Grand, la ceremonia, encabezada por la jueza Elena Liberatori, sirvió de marco para la inauguración de la nueva sede de la Secretaría Ad Hoc a su cargo, ubicada en Avenida de Mayo 652.

Las jornadas electorales  son una fiesta, son la celebración de la democracia y por eso ponemos tanto énfasis en esta ceremonia que siempre la hacemos: la entrega de credenciales”, afirmó la jueza Elena Liberatori, titular del juzgado N° 4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario y magistrada a cargo de la secretaría especial para el trámite de los expedientes colectivos en materia de derechos económicos sociales y culturales.

“Los electos serán los encargados de representar al Barrio Fátima frente a las autoridades gubernamentales y de representar a los vecinos en cuanto a los temas referidos a la urbanización”, señaló Marta Lado, secretaria de la Secretaría Ad Hoc, de acuerdo a lo establecido en la Ley 148 de “Atención prioritaria a la problemática social y habitacional en las Villas y Núcleos habitacionales transitorios de la Ciudad de Buenos Aires”.

Previo a la entrega de credenciales, la jueza Liberatori  peticionó a la máxima autoridad del Consejo de la Magistratura local, Juan Manuel Olmos, interceda ante el Papa Francisco para que “en esta nueva etapa de la Secretaría de Barrios Vulnerados”, se cuente con su bendición. “Él siempre ha estado siguiendo muy de cerca las problemáticas de los barrios vulnerados”, destacó la magistrada.

Esta Secretaría es muy importante institucionalmente porque es una experiencia totalmente nueva en lo que hace a un Poder judicial, esta tarea no es siempre la de jueza, muchas veces soy más un árbitro, una componedora de conflictos que mira una situación que está en los papeles y la resuelve”, señaló Liberatori.

Por su parte, Olmos resaltó el valor de la inauguración de la nueva sede e indicó: “No es solamente un lugar más cómodo para trabajar, también es darle la importancia institucional que para nosotros tiene dentro del fuero Contencioso Administrativo y Tributario y dentro del trabajo del Poder Judicial ocuparnos de los derechos económicos, sociales y culturales de la población de la Ciudad de Buenos Aires”. Por último, el Presidente del Consejo felicitó a integrantes de la Junta Vecinal electos.

Luego de la entrega de credenciales, se hizo entrega del Libro de Actas, donde constarán todas las deliberaciones y resoluciones que adopte la Junta Vecinal, la Comisión Directiva y las propuestas que hacen llegar los delegados.  Según indicaron desde la Secretaría Ad Hoc, el documentos es de carácter público y puede consultarlo cualquier delegado o integrante de la Junta Vecinal o vecino. Sin embargo, la custodia y guarda está a cargo del Secretario Administrativo, quien no asistió al evento, por lo que el libro quedará en la Secretaría hasta su retiro personal.

Liberatori pidió a los juntistas electos que en el caso de haber problemas se descarten “las cosas agresivas de hecho y de palabra”.  “Vivimos en una democracia que nos ha costado mucho a todos y nosotros tenemos que llevar a cabo nuestra funciones. Es normal que haya conflictos y problemas y que no coincidamos en las opiniones, eso es democrático, pero están los mecanismos. Se votan las decisiones, el que gana gana y el que pierde colabora”, subrayó la jueza.

Ya finalizando el acto, Liberatori  ofreció colaboración para la solución de conflictos entre los vecinos del barrio Fátima. “Cualquier cosa que se les vaya de las manos estamos nosotros acá y el nudo lo vamos a desanudar”, expresó. “El barrio ahora son ustedes. Mucha suerte y acá estamos”, concluyó.

Las elecciones se realizaron el 14 de diciembre del año pasado, y de los 10 mil habitantes de la villa, más de 6400 estuvieron habilitados para votar. La primera fuerza ganadora fue la Lista Rosa, encabezada por Rosa Ortega, quien cumplirá su segundo mandato; mientras que la primera minoría fue para la Lista Azul, precedida por Julio Escobar, y en tercer lugar se ubicó la Lista Multicolor. Ante los resultados de los comicios, la Junta Vecinal quedó conformada por una Comisión Directiva de cinco miembros (tres por la mayoría y dos por la primera minoría), integrada por Rosa Ortega como Coordinadora, Nadia Aguilera como Secretaria Adjunta, Julio Escobar como Secretario Administrativo, la 1° vocal Elizabeth Ortega y la 2° vocal Liliana del Valle Rodríguez. La Junta Vecinal también cuenta con un Cuerpo de Delegados, compuesto por tres representantes por cada una de las nueve manzanas que componen el barrio ubicado en Villa Soldati, entre las calles Ana María Janer, Mariano Acosta y Ordoñez.

En este último proceso electivo se realizaron modificaciones del Reglamento General del Barrio Fátima, entre ellas el reemplazo de la figura de “Presidente” de la Junta Vecinal por “Coordinador”. “Esto, a fin de generar un cambio al nivel de las relaciones sociales que se establecían con el representante electo que encabezaba la lista ganadora”, indicó Lado. Y añadió: “Se hizo esta modificación con la convicción de que, de esta manera, el rol de los representantes y su denominación coincidirán con la función a desempeñar”.

Los cargos serán válidos hasta 2018, luego de otra variación del Reglamento, en el que se extendió el plazo de mandatos a cuatro años en lugar de tres.

 

 Fotos gentileza Departamento de Prensa del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires