Converset expuso en un foro internacional sobre Derecho Digital 4.0 / 5G

Por el 21 julio 2020

El juez porteño participó de un encuentro latinoamericano y analizó las nuevas dinámicas del servicio de justicia en tiempos de pandemia

El titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario n.° 5, Martín Converset, expuso sobre «Digitalización de la justicia y relaciones de consumo» en el marco del I Foro de Cooperación Internacional en Derecho Digital 4.0/5G, E-Mediación, Comunicación y Redes Sociales que comenzó el pasado lunes 13 de julio y continúa hasta hoy, que contó con el auspicio de distintas entidades ecuatorianas.

El turno de la exposición del magistrado argentino fue el mismo lunes, allí expuso acerca del plan de modernización llevado a cabo por el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires y la puesta en funcionamiento progresiva, de nuevas funcionalidades a causa de la pandemia (firma digital, notificación electrónica, presentación de escritos en la plataforma web). Destacó la experiencia en la implementación voluntaria de las notificaciones electrónicas previo a la crisis sanitaria. Al respecto, indicó que «se achicaron los plazos procesales; expedientes que -a lo mejor- tardaban dos años en resolverse, se han resuelto en un año o menos».

Luego, habló acerca de la despapelización de los expedientes judiciales. Señaló que también redunda en un mejor servicio de justicia y que «una de las cosas que surge, es un nuevo abogado litigante; hay un antes y un después de la pandemia». «Tenía que ir a Tribunales con antelación, ahora no va a los Tribunales; se fija por el portal correspondiente. Es solo meterse en el sistema para ver, y lo interesante de esta circunstancia es, amén de que se pueda ver el expediente digital, que pueda hacer presentaciones. Hoy, estamos recibiendo escritos de los abogados por medio del sistema, y el Tribunal lo despacha», añadió. «Hemos tenido audiencias digitales. Hemos logrado avanzar en la digitalización constantemente, y les puedo asegurar que este avance tecnológico ha ayudado al servicio de la justicia a mejorar, a hacerlo más transparente», completó.

Habló además desde su propia experiencia, allí narró que «acá en Argentina estamos en cuarentena hace más de cien días, obviamente he ido al Tribunal en varias oportunidades, pero el trabajo fuerte lo hacemos de manera remota». Mientras tanto, subrayó que «se ha generado una mayor cantidad de compras electrónicas. Se generó mayor caudal de contratos electrónicos digitales». «¿Esto qué conlleva?», se preguntó. «Porque estas circunstancias conllevan que en muchos casos y la mayoría se cumple debidamente con el servicio que otorga la plataforma al consumidor; pero en otros, no se cumplen y hay estafas, no se cumplen con los servicios, y hay mayores reclamos del consumidor que en Argentina está regulada en la Constitución Nacional, y esto hace que exista mayores demandas para que puedan los consumidores hacer su reclamo en la justicia», completó. Puntualizó además, que «la respuesta debe ser inmediata y la digitalización de la justicia en todos sus estándares vino para quedarse».

Otro de los temas que desarrolló, tuvo como protagonista a la firma digital. «Ya los jueces y funcionarios no firmamos autógrafamente, no existe más. Antes, la firma ológrafa servía más que la firma por internet o escaneada. Ahora hay una firma digital que es un QR, que tiene todo controlado bajo toda seguridad, y la firma ológrafa está en desuso», especificó. Ejemplificó luego con las relaciones de consumo. «Hoy se firma digitalmente en la compra – venta de algún servicio; y esto después, decanta en el quehacer tribunalicio», puntualizó.

A la hora de profundizar, subrayó la propia experiencia del Juzgado 5, allí destacó que ya tomó «varias audiencias de manera digital». «Los letrados, actor, demandados, se encuentran cada uno en sus estudios, se encuentran los letrados y las partes en sus casas; y se han llevado audiencias adelante donde se ha logrado, concretamente, llegar a un acuerdo», concluyó.

Continuó relatando el presente de los tribunales porteños, y dijo que el trabajo «está digitalizado, Ministerio Público también, y están interconectados, y llegan hasta el Tribunal Superior de Justicia, todo en expedientes digitales». Reconoció también que «para los que están acostumbrados a leer el expediente en papel, no es lo mas cómodo, pero no es incómodo. Estamos acostumbrados al papel, pero tenemos que avanzar y dar vuelta la hoja para poder lograr la digitalización plena, las audiencias virtuales, que los testigos no tengan ni que concurrir a los Tribunales», sentenció. Y fue más allá cuando propuso como ejemplo que el testigo «tiene que concurrir para ver si una persona se cayó en la calle o si el accidente automovilístico se dio de una u otra manera»; pero, lo que habría que darle al ciudadano indicó es «que esta persona pueda atestiguar en algún otro organismo que tenga un convenio con la administración de justicia, a los fines de que fuera a tomarse el testimonio de esos testigos sin que concurran a los Tribunales».

Tras exponer el tema, manifestó que le gustaría transmitir que «la inteligencia artificial no es un robot resolviendo, sino algoritmos que llegan a darle velocidad a estos casos que se repiten en el tiempo y que buscan palabras clave a los fines de traer al juez aquellos elementos necesarios o jurisprudencias para resolver adecuadamente». «Yo les doy la palabra clave: consumidor, cumplimiento de contrato digital, estafa, indemnización. Eso que buscamos a mano, la computadora lo hace directamente. Esto es inteligencia artificial, es dar un mayor servicio de justicia, aminorar los plazos», completó, para luego analizar que «si los plazos se hacen más largos, la justicia pierde credibilidad«.

Por otro lado, habló de los cambios en las notificaciones. Allí indicó que «antes tardaba cinco días en llegar; hoy, con un correo electrónico -en un click- queda notificado». «Vinieron los abogados y constituyeron un domicilio electrónico, y funcionó. La Procuración, o sea los abogados del Estado, crearon una casilla de correo para el Tribunal, del cual soy titular, a los fines que todas las notificaciones decían: voy al correo electrónico. No formato de papel. De repente tenía a todo el Tribunal y al Ministerio Público Fiscal por medio de resoluciones para que se ponga en funcionamiento este sistema», completó, al destacar la experiencia innovadora que llevó adelante desde su Juzgado.

Finalmente, destacó que ya hay tribunales que «notifican hasta por WhatsApp ¡Por las redes! Y bien, ahí es encontrarle la vuelta, tener el número de teléfono y se le notifica. ¿Qué es la notificación? Es poner en conocimiento a las partes de lo que decide el Tribunal». «Insisto es anticuado el sistema papel para una justicia de avanzada con jueces que están proclives a ese cambio, y esto lo digo como autocritica en mi carácter de magistrado», concluyó. Y reiteró en su cierre que «la digitalización vino para quedarse y esta pandemia que ha generado un gran problema a la humanidad, trajo ciertos beneficios que nos obligaron a ponernos a tiro con la digitalización en la justicia».

En diálogo con iJudicial, Converset agradeció especialmente a la Universidad Técnica Estatal de Quevedo (Ecuador), por la organización e invitación, y resaltó que «pusieron en la agenda el análisis sobre la necesidad de implementar procedimientos útiles para otorgar celeridad, eficacia, transparencia a los procesos judiciales, incorporando las tecnologías disponibles y adaptándolas a las necesidades de una sociedad que exige una justicia moderna y de avanzada».-