Vaticano: finalizó la primera Cumbre Panamericana de Jueces y Juezas

Por el 5 junio 2019

Magistrados y magistradas de la justicia porteña participaron del encuentro internacional organizado por la Pontificia Academia de Ciencias que contó con la presencia del papa Francisco

La Casina Pío IV fue el epicentro de la primera Cumbre Panamericana de Jueces y Juezas sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana, que se llevó a cabo el 3 y 4 de junio con la presencia del Sumo Pontífice. La delegación de la justicia porteña tuvo como protagonistas y expositores al juez de primera instancia, Andrés Gallardo en la primera jornada. Y en la segunda, a los integrantes de la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Carlos Balbín y Fabiana Schafrik.

En la apertura, el titular del juzgado n.º 2 habló sobre el origen de este encuentro con el Santo Padre y expresó que «la sencilla misión que nos proponemos es la de reconocer que millones de normas y procedimientos no deberían ser capaces de nublar nuestra mente y nuestro corazón para perder de vista qué es justo y qué no lo es. Contrariamente, la luz de la justicia que todos llevamos dentro y que nos une en una dimensión sustancial con los demás humanos debe siempre prevalecer por sobre toda construcción normativa».

«Cualquiera sea su creencia religiosa bienvenidos a los desafíos de esta cumbre. Que juntos seamos capaces, inspirados en la palabra y la coherencia del papa Francisco de ser la levadura para fermentar el cambio en nuestros respectivos sistemas judiciales», indicó Gallardo, antes de dar inicio a las exposiciones del día 3.

En el segundo día, el presidente de la Sala I de la Cámara de Apelaciones del fuero Contencioso Administrativo y Tributario expuso sobre la relación entre economía y mercado e invitó a hacer una lectura social. Categórico, aseguró que «la corrupción mata». Para luego señalar que «no se trata simplemente de una cuestión económica, la exclusión y la pobreza suponen no reconocerle derechos al otro«, dijo. «¿Por qué no crear un tribunal latinoamericano? y ¿por qué no colaboramos entre nosotros en materia de corrupción?», propuso a los presentes.

Por otra parte, se refirió al perfil del magistrado en el continente americano, y al respecto advirtió que debe ser «un juez disruptivo, que sea capaz de cuestionar y de romper estructuras; un juez que sea capaz de no atarse a principios clásicos y quizás ya casi vacíos. Hay que reinterpretar la división de poderes, la disponibilidad de los recursos presupuestarios y más aún cuestiones menores procesales como el principio de congruencia, la legitimación o el alcance de las sentencias. Necesitamos jueces comprometidos, jueces planetarios», instó a sus colegas.

Balbín llamó a reconstruir el derecho en términos «franciscanos», y para ello dijo que ese derecho es desde sus propias raíces. «La convocatoria del Papa -creo yo- es a reconstruir ese derecho para que nos incluya y cobije a todos», subrayó y añadió que «necesitamos utopía para romper estructuras, porque si no en vez de construir caminos, vamos a seguir dentro de los laberintos propios del derecho», concluyó, lo que despertó el aplauso de sus colegas.

Luego fue el turno de la camarista de la Sala I, quien manifestó que «la sanción de una nueva ley de distribución de impuestos, siguiendo parámetros objetivos y con criterios solidarios, era un mandato que nos dio la última reforma de la Constitución Nacional en el año 1994″, pero que alertó «al día de hoy no se ha sancionado una ley que se adecue a esos parámetros constitucionales».

En consecuencia, explicó: «Esta falla de la puesta en práctica de la Reforma ha redundado en perjuicio de los Derechos Humanos (…) El desarrollo de la autonomía y la responsabilidad en el gasto requiere de tener un sistema de recursos adecuados para atender las funciones, las misiones que tiene que cumplir el nivel de gobierno asignado, además de lo que lleve por la vía de la coparticipación. En ese contexto, los jueces hemos intentado dar coherencia a ese ordenamiento jurídico tan complejo, el juez es un mediador entre la realidad y el derecho«.

«El federalismo no puede ser una excusa o un obstáculo, es a través de él que deben tenderse los puentes para la concreción de los Derechos Humanos», concluyó Schafrik.

Al final del encuentro y previo al ingreso del Santo Padre a la sala, Gallardo quien ofició de moderador en varios pasajes del encuentro, pronunció las palabras de cierre: «Francisco nos invita a salir de la comodidad, a abandonar el cobijo de la formalidad y la mirada sesgada. Nuestras profesiones suelen estar asignadas a una matriz ritualista, formal y muchas veces alejadas del sufrimiento y el dolor de las personas sobre las cuales decidimos. En esta hora de crisis y de dolor para grandes mayorías, nuestro rol debe ser antes que nada de compromiso para con el otro. Entender que cada decisión que tomamos directa o indirectamente contribuye a humanizar o a destruir el planeta».

«Nuestro rol debería incorporar la mirada holística tal como lo enseña el Papa, y como tales debemos ser conscientes de nuestra capacidad de incidir en la modificación del rumbo o la dirección que este asume. Muchas veces tenemos la capacidad, el poder o el recurso para frenar situaciones injustas o degradantes y por comodidad o miedo no lo utilizamos (…). Incidir con valentía y conciencia es un imperativo para nuestra labor. Nuestro rol debe ser también el desafiar a la enciclopedia del statu quo y dar la necesaria batalla académica contra los fundamentos teóricos de la dominación humana y de la destrucción de la especie y del planeta. No preocuparnos más por el que dirán de los que ocupan la centralidad teórica sino focalizar cómo hacemos para generar un nuevo pensamiento jurídico que siente las bases para la construcción de sociedades libres, justas, dignas y evolucionadas», finalizó.

Además, el magistrado fue quien leyó el Acta Constitutiva del Comité Panamericano de Juezas y Jueces por los Derechos Sociales y la Doctrina Franciscana, que se formó precisamente producto de estas jornadas. Su Junta Promotora quedó integrada por Ana Inés Algorta Latorre (Brasil), María Julia Figueredo Vivas (Colombia), Tamila Ipema (Estados Unidos de América), Janet Tello Gilardi (Perú), Daniel Urrutia (Chile); y los magistrados argentinos, Andrés Gallardo y el asesor tutelar ante la Cámara Contencioso, Gustavo Daniel Moreno. Click aquí para descargarla.

El consejero Darío Reynoso en diálogo con iJudicial, celebró la constitución del Comité y el texto de la Declaración. Al respecto señaló que «sus postulados exhiben la preocupación por la degradación en el ejercicio universal de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la existencia de un proceso global de concentración de la riqueza que conlleva injusticia estructural, violencia y prácticas destructivas y degradantes para el hombre y el planeta que afectan la dignidad y bienestar de millones de personas».

Por último, afirmó que «los magistrados formularon un llamado a los Estados a asumir la operatividad de los derechos enunciados, modificar sus políticas presupuestarias para su cumplimiento en condiciones más equitativas y justas y orientar sus medidas para evitar la destrucción del medio ambiente». En ese sentido, señaló que en el desarrollo del debate, «alertaron sobre la peligrosidad de las operaciones de los sistemas de comunicación dirigidos a modificar escenarios políticos y económicos, presionar a los poderes públicos o producir condenas mediáticas que desnaturalizan la función judicial, así como a las sentencias como el resultado del debido proceso como garantía de su legitimidad. Todos factores que importan graves perjuicios para el desarrollo de la democracia y los derechos humanos», advirtió el magistrado porteño.

En calidad de observadores, también estuvieron la actual titular del Tribunal Superior de Justicia local, Inés Weinberg; y el titular del Ministerio Público de la Defensa, Horacio Corti. Como así también, la titular del juzgado n.º 4 del fuero Contencioso, Elena Liberatori; su colega del juzgado n.° 12, Alejandra Petrella; y el titular del juzgado n.º 23, Francisco Ferrer.-

 

 

Agradecemos la colaboración prestada por Jazmín Gallardo en la cobertura fotográfica.-