López Alfonsín expuso en encuentro organizado por la ACUMAR

Por el 31 mayo 2017

El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteño, Marcelo López Alfonsín participó como expositor en las jornadas organizadas por la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo, en el marco de ONU – Hábitat, que se desarrollaron en la Usina del Arte en el barrio de La Boca, bajo la convocatoria «De frente al río».

 

Durante tres jornadas, los días 29, 30 y 31 de mayo, especialistas e invitados especiales formaron parte de las Jornadas «Hábitat III» con el objetivo de analizar y construir una mirada colectiva en torno al desarrollo de la Cuenca Matanza-Riachuelo. Dicha actividad se enmarca en los «Campus de pensadores urbanos», una iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas, en su cápitulo de Hábitat, dedicada a promover espacios urbanos sostenibles.

De dicho encuentro interdisciplinario participaron miembros de organizaciones no gubernamentales, del sector público, organismos internacionales, vecinos, periodistas, medios comunitarios, referentes sociales, investigadores, líderes de opinión, urbanistas, estudiantes y empresarios.

El titular del juzgado Nº 18 expuso en la mesa de debate sobre «Áreas de protección ambiental. Su importancia para el desarrollo urbanístico» que analizó las temáticas inherentes a la educación ambiental, las áreas protegidas y las herramientas para abordar la gestión ambiental junto a especialistas.

A su turno, Marcelo López Alfonsín señaló que «la creación de áreas protegidas es imprescindible para la preservación de la naturaleza» y que son ellas, las que constituyen «el elemento principal de todas las estrategias de protección de la biodiversidad». Para ello, advirtió que «el objetivo es salvaguardar los ecosistemas naturales, funcionar como refugio para las especies y mantener los procesos ecológicos que no son aptos para sobrevivir en entornos terrestres o marítimos con alto grado de intervención humana».

El magistrado reclamó además que se «encaren con decisión las polìticas de protección dentro del Plan Integral de Saneamiento Integral (PISA)», que elabora la ACUMAR. Y destacó la necesidad de priorizar la «investigación científica; el resguardo de zonas silvestres; la conservación de especies y la protección de características naturales y culturales específicas».-