Un regalo para la orangutana Sandra en su día

Por el 29 abril 2016
En el Día del Animal, la justicia de la Ciudad de Buenos Aires no se olvidó de Sandra, la orangutana que se encuentra en cautiverio en el zoológico porteño. A partir de gestiones realizadas con la empresa Buquebus, la jueza Elena Liberatori consiguió la donación de sogas para que tanto Sandra como los chimpancés puedan trepar y jugar con ellas.

 

Desde el año 1908 se celebra en la República Argentina el Día del Animal todos los 29 de abril, y en este marco festivo en homenaje a Ignacio Lucas Albarracín, fundador de la Sociedad Protectora de Animales, la justicia porteña tuvo presente a la orangutana Sandra, a quien el año pasado se le reconoció la condición de sujeto de derecho en tanto “ser sintiente”.

En el día de ayer, la jueza Elena Liberatori, titular del juzgado N° 4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, -quien en el marco de un amparo impulsado por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, dispuso en octubre de 2015 varias medidas a fin garantizar a la orangutana “las condiciones del hábitat y las actividades necesarias para preservar sus habilidades cognitivas” libró un oficio dirigido al director del zoo porteño, Gabriel Aguado, informándole de una suerte de regalo especial para Sandra.

En el escrito, la jueza le comunicó a la autoridad del zoológico que “en virtud de las gestiones realizadas con la empresa Buquebus, se ha conseguido la donación de cabos, con el fin de colaborar con las mejoras de los recintos y recreación de la orangutana Sandra y los chimpancés”.

Los cabos utilizados en navegación, son cuerdas gruesas conformadas por dos, tres o cuatro cordones, los cuales gracias a su resistencia, permitirán que tanto la orangutana como los chimpancés puedan colgarse, treparse y entretenerse.