La justicia porteña interactúa con los ciudadanos en la Feria del Libro

Por el 5 mayo 2016

Rodolfo Ariza Clerici, Martín Furchi, Ramiro Do Santos Freire y Damián Corti. Foto: IJudicial

En el marco del segundo encuentro del “Ciclo de Conversatorios” que se lleva a cabo en el stand del Consejo de la Magistratura de la CABA en la 42° Feria del Libro, los jueces Martín Furchi y Rodolfo Clérici expusieron, junto a otros destacados profesionales del ámbito de la justicia local, el trabajo que llevan adelante como titulares de juzgados de los dos fueros porteños. Bajo la consigna de acercar la justicia a la comunidad, los magistrados detallaron aspectos generales de las competencias de la justicia porteña, la tutela judicial efectiva y el rol del juez en un proceso judicial.

 

El pasado 26 de abril, el titular del juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario N°16, Martín Furchi, junto al titular del juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°1, Rodolfo Ariza Clérici, participaron del segundo encuentro del “Ciclo de Conversatorios sobre la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires”, que se realiza en el stand institucional del Consejo de la Magistratura de la CABA emplazado en el pabellón Ocre en la 42° Feria del Libro en La Rural de Palermo.

Tras un breve recorrido por su trayecto profesional hasta ocupar el cargo de juez de primera instancia en lo CAyT, Furchi ahondó en las cuestiones de competencia de la justicia de la Ciudad, explicando que «la competencia la aptitud que tenemos para resolver un caso en concreto» y que «por lo general se asigna o por la materia, una cuestión civil, de derecho privado, discusión de medianería entre vecinos por ejemplo, o por la persona que interviene en el pleito». También remarcó la existencia del principio rector denominado «tutela judicial efectiva«, el cual fue incorporado a la Constitución Nacional en el año 1994 por medio de la adhesión al Pacto de San José de Costa Rica. «La tutela judicial efectiva es el principio que nos guía a nosotros, y del cual no debemos apartarnos, que consiste en que el ciudadano tiene que acceder a la jurisdicción, acceder al juez para plantearle su problema sin obstáculos formales.  No hay que hacérsela difícil a la persona que tiene un problema, una inquietud, o necesita que un tercero la resuelva», destacó Furchi. En este marco, Furchi enfatizó en que no sólo la celeridad y resolución deben ser parámetros para tener en cuenta para decidir si el plazo que llevó el proceso judicial es razonable o no, sino que además, la sentencia debe tener un argumento lógico y tiene que poder ejecutarse porque en el caso contrario no existe la tutela judicial efectiva como tal.

A su turno, el titular del juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°1 Rodolfo Ariza Clérici, hizo un repaso general sobre los delitos en los cuales tiene intervención el fuero donde se desenvuelve profesionalmente. Entre ellos destacó la lucha contra la violencia de género, principalmente en causas por el delito de amenazas, los casos por contravenciones como el uso indebido del espacio público, y el derecho de faltas que congrega clausuras, habilitaciones y permisos. El magistrado, subrayó que el rol que actualmente desempeñan los jueces PCyF porteños por imperio de la Constitución de la Ciudad es una hipótesis de intervención ante un conflicto impulsado por los representantes del interés público, los fiscales. «Los fiscales persiguen todas aquellas cuestiones que se enmarcan dentro de un protocolo de política criminal que diseña el Fiscal General. Pero no todos los delitos perseguidos, son efectivamente llevados ante los jueces, ya que por el sistema acusatorio que nos rige, hay casos en los cuales se logran acuerdos entre los fiscales y la defensa», explicó Ariza Clerici, destacando que cuando los conflictos se conducen hacia juicios, los mismos son orales y públicos.

En relación al tipo de casos que tienen que resolver los jueces en lo Penal, Contravencional y de Faltas, el magistrado señaló que se han incorporado a las competencias casos por pornografía infantil, que pueden resultar preventivos para evitar la comisión de delitos contra la integridad sexual más graves. Por último el juez sostuvo que la justicia porteña podría ser catalogada como “adolescente” debido a su juventud, y puso en valor que la misma cuenta con plazos mucho mas cortos, mas sencillos y con una una intervención expedita.  «Se procura resolver día a día los conflictos de las personas y no los legajos o expedientes», afirmó.

Los jueces porteños compartieron el evento organizado por la Secretaría de Asuntos Institucionales del Consejo de la Magistratura de la Ciudad con dos magistrados que integran el Ministerio Público local, el fiscal Damián Corti y el defensor Ramiro Dos Santos Freire. Al final de la disertación se ocuparon de atender cuestiones presentadas por el público asistente, y asesorar, entre otros, a una ciudadana que presentó un serio conflicto vecinal que hoy en día se encuentra en pleno proceso judicial y a una vecina planteó la necesidad de una solución habitacional para una familia que vive en la calle próxima a su domicilio.

 Galería de fotos. Crédito: IJudicial